Óscar de la Hoya, el reconocido exboxeador, medallista olímpico y productor, se está deshaciendo en elogios para con el roquero Travis Barker, esposo de Kourtney Kardashian, la mayor de las famosas hermanas. La relación entre ambos es de años y está forjada gracias a un vínculo irrompible: su hija Atiana De La Hoya.

La joven es hija de ambos y así lo reconoció De la Hoya en entrevistas en torno al lanzamiento de su documental de dos partes en HBO, titulado “El Chico de Oro” (The Golden Boy). “No crié a mis hijos, ¿sabes? Sus madres lo hicieron. Y tengo que darle el crédito a quien se merece”, dijo.

Loading the player...

El valor de un buen padrastro

El Golden Boy se declaró “agradecido” con el baterista de Blink-182 por ser una “figura paterna” para su hija de 24 años de edad cuando él no pudo estar presente.

“Estoy agradecido de que Barker estuviera ahí, ya sabes, como una figura paterna para mi hija”, continuó. “Tengo que estar agradecido de que Shanna [Moakler] haya sido madre de Atiana y simplemente reconocer mi lugar”.

“Obviamente soy el padre y estoy orgulloso de serlo. Pero, una vez más, estoy agradecido por lo que han hecho (los padrastros de sus hijos), especialmente Barker. Tomó la responsabilidad, eso está claro”.

View this post on Instagram

A post shared by Atiana De La Hoya (@atianadelahoya)

Una cordialidad productiva

Óscar de la Hoya y Moakler tuvieron a Atiana en 1999. Un año después la pareja se separó, en medio de acusaciones de infidelidad por parte de ella.  Aunque nunca llegaron a casarse, su relación fue bastante mediática en su momento, porque tuvo lugar en los años en los que el boxeador comenzaba a ser conocido mundialmente.

Moakler contrajo matrimonio con Barker en 2004, quien se encargó de la crianza de la niña desde que ella tenía cinco años. La pareja tuvo dos hijos juntos: los adolescentes Landon y Alabama, que salieron abundantemente en el reality The Kardashians, en los episodios relacionados con el romance de Kourtney con su padre y la posterior boda.

Una buena relación a lo largo de los años

De La Hoya expresó que siente un profundo respeto por el roquero de 47 años, con quien aún mantiene contacto. “Es una persona muy amable. Le tengo el máximo respeto”. 

¿Qué más se puede pedir para la persona que se convierte en la próxima pareja de la madre o el padre de un hijo y qué más se puede pedir para el ex de una pareja? Es una situación ideal, que sin duda ha beneficiado a toda la familia. Aplausos para todos.