Cassandro el “Exótico” es una figura icónica de la lucha libre de México desde hace varias décadas. Se trata de un atleta que ha roto todo tipo de barreras y peleado contra estereotipos en un deporte cargado de testosterona.

Su historia inspiró el filme que lleva su nombre y que se estrena este 20 de septiembre. En la película, Gael García Bernal hace el papel de Cassandro, con la participación especial de Bad Bunny.

Loading the player...

La vida de una leyenda

Si estás por ver “Cassandro” en Prime Video, aquí hay 10 cosas para conocer más sobre su vida. Además, son datos claves para determinar qué puntos son verdad y cuáles fueron adaptados en la versión cinematográfica.

1.- Un mexicano-americano de los dos países

Su nombre real es Saúl Armendáriz y nació en El Paso, Texas, el 20 de mayo de 1970, de padres nacidos en México. Cassandro ha contado como su día a día lo hacía en Estados Unidos, pero a la hora de salir de fiesta, él y sus hermanas cruzaban la frontera para pasarla bien en Juárez.

Adoptó el nombre “Cassandro” en honor a la jefa de un prostíbulo a la que admiraba. Su madre era la persona que más lo cuidó, lo apoyó y creyó en él. Este fue el segundo nombre que intentó para el ring. El primero fue el de Rosa Salvaje, porque él y su mamá eran fans de Verónica Castro.

2.- El apodo del “exótico” viene de una categoría

Los exóticos son luchadores que adoptan identidades andróginas o queer y desafían las nociones tradicionales de género. Cassandro, siendo abiertamente gay, hizo historia en esta categoría. Las otras eran rudos y héroes. De hecho, es uno de los pocos exóticos que ha ganado contra todo tipo de rivales.

3.- Ha sufrido el peso de la discriminación

“Mi padre era machista”, dijo Cassandro a The New Yorker. “No quería un hijo gay”. Su padre, era un chofer que abusaba de su mamá. La familia se rompió cuando Saúl tenía 13 años de edad. Otros niños también eran duros. “Los chicos del barrio, incluidos mis propios familiares, me usaban como juguete sexual”.

View this post on Instagram

A post shared by Saul Armendariz (@cassandro_el_exotico)

4.-Luchador y activista

Las peleas de Cassandro no sólo fueron en el ring. Una gran parte de su legado ha sido el uso de su voz para abogar por la aceptación y el respeto de la comunidad LGBTQ+. A menudo ha dicho como “ser gay es un regalo de Dios” y escribe mensajes de apoyo en las redes, para dar fuerza a los jóvenes y promover la equidad y el respeto.

5.- Un legado de padres e hijos

El amor de Cassandro por la lucha libre le viene de su padre. He hecho, de niño fue una de las pocas cosas que los unía. Una vez que éste lo rechazó por salir del clóset, pudo contar con otras figuras paternas. Uno de ellos fue Rey Mysterio Sr., el padre del luchador de la WWE del mismo nombre.

La lucha que lo hizo famoso en México fue la primera que libró contra el famoso El Hijo del Santo. Su nombre lo dice todo.

Cassandro tiene influencias de la lucha libre mexicana clásica, y combina técnica, acrobacias y teatralidad en sus peleas.

6.- Una vida llena de dolor

Mientras que en la WWE, las luchas son coreografías, en la lucha libre de México gran parte de las peleas son reales. Durante toda su vida, Cassandro tuvo innumerables huesos rotos -se fracturó la columna tres veces-, y serias contusiones cerebrales, entre otras cosas. Sin embargo, siguió en el ring hasta que se retiró en 2012, aunque ha seguido ligado a ese mundo.

Actualmente, Cassandro sufre de afasia, que se traduce en problemas para hablar. En 2021 fue operado de un derrame cerebral. Aun así, sigue activo.

7.- Cassandro es del mundo

Más allá de México y Estados Unidos, Cassandro ha luchado y dado clases lucha libre en países como Japón, Canadá y varios países europeos, llevando su arte y mensaje a un público internacional. Tiene una popularidad muy especial en el Reino Unido, donde ha ido más de 10 veces a torneos y exhibiciones de lucha libre.

8.- Su mayor enemigo estaba fuera del ring

Mientras que en la lucha libre Cassandro veía a sus rivales como compañeros, el gran enemigo de su vida fueron las adicciones a las drogas y el alcohol. No fue hasta 2003, influenciado por otro luchador llamado El Seminarista, que logró comenzar una vida adulta como abstemio.

9.- Muñecos, murales y otros homenajes

Para muchos en México, Cassandro es un ícono de la lucha contra los estereotipos, pero también es un gran atleta, que emocionó por décadas a los amantes de la lucha libre. En muchas partes de México ha dejado su huella, pero en su ciudad de El Paso, en Texas, es todo un superhéroe.

Cassandro en un graffitti en El paso
Foto cortesía: Visit El Paso

10.- Cassandro apoya la película

Aunque cuando veas la película de Prime Video te vas a dar cuenta de que hay diferencias entre la vida real de Cassandro y lo que se ve en la pantalla, el luchador le ha dado su apoyo total a la producción, hasta el punto de que acompañó a Gael García Bernal a presentarla en el Festival de Cine de Sundance.

Al ver la película sobre Cassandro, no solo estarás presenciando la vida de un luchador, sino la historia de un hombre que luchó contra todo pronóstico para ser él mismo y dejar una marca en el mundo.