Quiero contarles una pequeña historia personal. Así empieza la carta abierta que Juan Esteban Aristizabal escribió a sus fans. Esos que lo conocen como el muy exitoso cantautor colombiano Juanes. El texto es duro, estremecedor e importante. Importante para todos, pero en especial para los hombres latinos. Esos que creen que pueden todo y que hablar de lo que sienten no es para ellos.

El artista, quien está en medio de una gira europea amenazada por las lluvias, se tomó un tiempo para abrir su corazón y contar una parte de su historia hasta ahora desconocida.

Loading the player...

Momentos muy oscuros

La carta sigue: 

“Hace aproximadamente 13 años, sufrí uno de los golpes más duros de mi vida. Estaba en pleno apogeo de mi carrera, cientos de conciertos, a primera vista una vida perfecta y envidiable. Pues bien, por dentro estaba destruido, desilusionado y cansado. Había trabajado tanto durante los últimos 10 años que había perdido momentos clave con mis hijos, había dejado a un lado mi cuidado personal por dar gusto al resto del mundo. Lo peor es que yo fui el único culpable, nunca tuve la fortaleza de decir: ‘Estoy cansado, necesito un momento. O si lo hice, creo que no me tomaron en serio. Siempre pensé que podía, que sería capaz. Por favor, era Juanes. Claro que podía. Ese pensamiento me llevó a un colapso nervioso que me obligó a detener abruptamente todas mis actividades para estar en casa con mis hijos. Fue la mejor decisión que tomé en mi vida”.

Para manejarlo acudió al “alcohol para tratar de anestesiar y poder seguir. El resultado fue peor”.

Y así llegó a un agotamiento tan tóxico que lo llevó a odiar. “Llegué a un punto de cansancio tal que odiaba verme al espejo, escuchar mi música, verme en alguna publicación y, lo más doloroso, no disfrutar de estar en un escenario”. 

Un llamado a la compasión

Con el apoyo de su familia, Juanes decidió tomarse un descanso y entender qué le pasaba. Trabajar en su salud mental. Mucho trabajo interno lo llevó a la conclusión de que sufría de depresión y aprendió que “sentirme vulnerable me hace más fuerte. Poder hablar de problemas y mis inseguridades abiertamente no me hace un cobarde ni un débil. Por el contrario, me ayuda a sanar desde el alma y ser más humano”.

Juanes reconoció que llevaba años con la necesidad de contar su historia, porque “nadie sabe a ciencia cierta lo de los otros. Todos, absolutamente todos, cargamos una cruz, una pena personal, un dolor o una frustración, independientemente de nuestra clase social, religión o profesión. De hecho, el éxito profesional no garantiza la felicidad, tampoco el dinero”. 

Esta confesión lo transformó en un activista a favor de la salud mental.  “La depresión es una enfermedad muy común, más común de lo que imaginas. Yo personalmente la sufro desde hace muchísimos años. He tenido que lidiar con estos factores genéticos y químicos desde hace mucho tiempo atrás. Pasé de ser una persona extremadamente introvertida en la infancia, el colegio y la universidad, a tener que enfrentar la aceptación, el rechazo, el odio y la presión social y laboral”, manifestó. “Lo importante que es hablar de lo que se siente con un profesional, con la familia o con gente de trabajo”.

View this post on Instagram

A post shared by Fundación Mi Sangre (@fmisangre)

Un esfuerzo en conjunto

Juanes activó su Fundación Mi Sangre para luchar a favor de la salud mental y se ha comprometido a hablar más sobre el tema y a promover la conversación con otros artistas y deportistas. No es ni el primero, ni el último en contar su historia y abrir su corazón. Sin embargo, sí es pionero en explorar directamente cómo está la salud mental de toda la familia.

“Hoy, los jóvenes pasan por una prueba muy fuerte con TikTok, Instagram, X y cuantas más redes sociales se sigan inventando. Pero la depresión no solo afecta a los jóvenes. Los padres también la sufren con un agravante: ¿quién cuida de los padres?”, preguntó.

Juanes terminó con palabras de apoyo y solidaridad

“No dudes en buscar ayuda si la necesitas. Existen herramientas y expertos que te muestran la luz y te acompañan. Siempre habrá alguien ahí fuera que se solidarice contigo. Quizá uno que otro no lo haga, pero el tiempo los pondrá en su lugar. Lo importante es que estés bien”, dijo el cantante.

Agregó: “Hoy puedo escribir estas palabras después de muchos años y muchas tristezas y comparto mi historia contigo. Logré salir adelante. Me repuse internamente. No he vencido aún la depresión, pero la manejo mucho mejor. Y puedo decir que soy más feliz y exitoso que nunca antes en mi vida. Me siento orgulloso de mí por haber tomado las decisiones que tomé en el pasado para sanarme, estar cerca de mis hijos, ser mejor artista y ser humano. Tú también puedes. ¡Ánimo!”.

Las reacciones han sido inspiradoras. Muchas personas, pero en especial muchos hombres, famosos y no, han respondido con palabras conmovedoras a su mensaje.