Hasta hace algunos años, eran muy pocos los latinos que cruzaban los géneros y hacían acto de presencia en los Grammys. De hecho, hay toda una categoría aparte para la música en español.

Sin embargo, desde el Livin’ la Vida Loca de Ricky Martin, pocos latinos habían puesto a bailar a los gringos como lo hizo Bad Bunny el pasado domingo en la ceremonia número 64 de los premios Grammy.

Loading the player...

El Crypto.com Arena no pudo contener el cuerpo cuando el cantante puertorriqueño irrumpió al son de bomba y plena, y puso hasta a Taylor Swift a bailar.

Pero la presentación del Conejo Malo estuvo llena de simbolismos que han llenado a los latinos de orgullo.

Te explicamos algunos de ellos:

 Bomba, plena, y merengue, los lenguajes musicales del Caribe

Aunque para muchos el “vamos pal’ mambo” de Bad Bunny era una invitación a cualquier rumba latina, la realidad es que el cantante estaba rindiendo tributo a una de las tradiciones musicales más importantes del caribe.

La bomba y plena son tradiciones de percusión de Puerto Rico que reflejan la herencia africana de la isla.

Bad Bunny's new tattoo is causing an uproar.

Getty Images

Según explica el Instituto Smithsonian, la bomba se remonta a la primera época colonial europea en Puerto Rico. Proviene de las tradiciones musicales traídas por los africanos esclavizados en el siglo XVII. Para ellos, la bomba era una fuente de expresión política y espiritual. Las letras transmitían un sentimiento de rabia y tristeza por su condición, y las canciones servían de catalizador para rebeliones y levantamientos.

La música evolucionó a través del contacto entre poblaciones de esclavos de distintas colonias y regiones del Caribe, incluidas las colonias holandesas, Cuba, Santo Domingo y Haití.

Los Cabezudos del Viejo San Juan

Siguiendo con la tradición de su isla natal, Bad Bunny trajo una tradición centenaria al Crypto.com Arena: los cabezudos.

Los cabezudos son íconos de las Fiestas de la Calle San Sebastián, en el Viejo San Juan. Se trata de una tradición de bailarines con cabezas gigantes inspirada en la celebración de los Reyes Magos en España.

 Para la ocasión, el Conejo Malo trajo consigo al colectivo Agua, Sol y Sereno, quienes aseguraron sentir “un inmenso orgullo” de poder celebrar “nuestra idiosincrasia e identidad cultural” homenajeando con cabezudos a las mujeres y hombres que la enriquecen.

 Un poderoso Crossover

Finalmente, Bad Bunny hizo historia cuando su cuarto álbum de estudio, “Un Verano Sin Ti”, se convirtió en el primer disco en español nominado a los Grammy en más de seis décadas de existencia de la organización.

Aunque no se hizo con el premio al álbum del año, el Dr. Nate Rodriguez de la universidad Estatal de San Diego, y encargado de una nueva “clase Bad Bunny” que se ofrece a estudiantes de postgrado, aseguró que la irrupción del cantante puertorriqueño en la escena anglosajona es un hito histórico.

“La población estadounidense está creciendo exponencialmente con individuos Latinx que han emigrado aquí y los que han nacido aquí en Estados Unidos. Y para ellos, poder ver a alguien que se parece a ellos, a alguien que suena como ellos en una plataforma mainstream estadounidense es importante porque dice que no están relegados a otros países, que no están relegados a los márgenes”, dijo el Dr. Rodríguez en una entrevista con NBCLA.

Para el profesor mexicano-estadounidense, Bad Bunny es un ejemplo de cómo hay un enorme grupo demográfico en los EE.UU. que a menudo se pasa por alto o se empuja a los márgenes.

 “No se trata sólo de necesitar sus propios Grammy Latinos o sus propias categorías. Se trata de que todos estamos aquí y merecemos ser incluidos”, señaló Rodríguez.